El Ayuntamiento de Madrid en colaboración con algunas asociaciones de cerrajería elaboró un código de buenas prácticas que toda empresa de cerrajería debería seguir en cuanto a elaboración de presupuestos, garantías y procedimientos de actuación cuando haya conflicto con clientes. Vamos con un breve resumen:

En cuanto a la información que podemos ver cuando entramos en una cerrajería, lo que éstas están obligadas a mostrar es, de forma visible y en castellano:

  • Precios. Desde lo que vale una hora de trabajo hasta por cada servicio, gastos de desplazamiento, recargos por servicio urgente o fuera de horario estipulado… Todos ellos mostrados con impuestos, cargas o gravámenes necesarios.
  • Horario de los servicios: Desde fuera debemos ver cuándo abre y cierra el local, el horario de los servicios de la cerrajería junto con el horario especial, si lo hubiese.
  • Dentro del local deberíamos encontrar carteles con estas frases:
    • “Todo usuario o quien actúe en su nombre tiene derecho a presupuesto previo escrito de las reparaciones o servicios que solicite”.
    • “El usuario sólo quedará obligado al pago por la elaboración del presupuesto cuando, habiéndolo solicitado, no fuera aceptado”.
    • “Todas las reparaciones o instalaciones están garantizadas por tres meses”.
    • “Este establecimiento dispone de “Hojas de Reclamaciones a disposición del cliente”.

Si contratamos un cerrajero a domicilio, también tenemos el derecho a disponer de toda esta información. El cerrajero está obligado a llevar a las casas donde vaya a prestar un servicio folletos informativos donde se informe de los precios y los horarios de la empresa.

Antes de firmar un contrato, el empresario deberá proporcionar gratuitamente al cliente datos como el nombre de la empresa y su domicilio, el precio desglosado y los impuestos, así como las formas de pago. También expresará bien definidamente la duración de los servicios. Además se mostrará información básica como son las garantías de las que dispone el cliente, servicios de asistencia técnica ofertados y otros servicios postventa.

Si el contrato se va a realizar a distancia, estos datos se comunicarían a través de cartas normalizadas, publicidad en prensa, catálogo, teléfono, correo electrónico, fax, televisión… Si el cliente no responde a la oferta, la empresa no interpretará esto como una aceptación del contrato.

Los presupuestos se presentarán al cliente antes del contrato, y deberán estar firmados para que tengan validez, deben contener lo siguiente:

  • Información personal de ambas partes: Nombre y apellidos o denominación social, domicilio de la empresa y del cliente, identificación fiscal y número de teléfono de ambos.
  • ¿Qué servicios se van a realizar? Debe expresar claramente cuáles son los servicios, deben estar descritos y justificados con el motivo y el diagnóstico de la avería. Así como la lista de los materiales a emplear, con su precio reflejado. También incluiremos el precio de la mano de obra.
  • ¿Cuándo se va a realizar el servicio? Fecha aproximada de inicio y finalización del servicio.
  • ¿Cuál es el precio total del servicio? Con impuestos incluidos.
  • ¿Qué garantías tiene el cliente? Período de garantía del servicio y garantías.
  • Período de validez de la oferta realizada en el presupuesto.
  • Fecha y firma o sello del prestador del servicio y espacio reservado para la firma del cliente. En el presupuesto debe poner: «Presupuesto recibido antes de la realización de los trabajos».
  • Las variaciones del presupuesto deberán constar por escrito y estar firmadas.

 

El código es mucho más amplio y detallado, esto es un pequeño resumen de lo que una empresa de cerrajería debería llevar a cabo. Los consumidores deben estar al tanto de sus derechos y de las obligaciones de las cerrajerías.

Código de buenas prácticas en cerrajería

Código buenas prácticas